Loading...
Categoría: EUR

El ESMA, Autoridad Europea de Valores y Mercados (European Security and Markets Authority),que es el organismo regulador financiero paneuropeo.

  • Alt

Las medidas de intervención del producto que la ESMA ha adoptado en virtud del artículo 40 del Reglamento sobre Mercados de Instrumentos Financieros incluyen distintos límites, reglas y restricciones.

El ESMA, Autoridad Europea de Valores y Mercados (European Security and Markets Authority),que es el organismo regulador financiero paneuropeo, ha anunciado las fechas a partir de las cuales aplicará las nuevas reglas que regirán el trading de particulares.

Cabe recordar que, las nuevas reglas que prohíben las opciones binarias en la UE y restringen el apalancamiento de los CFD, tal como se describe con más detalle a continuación, son temporales y solo tendrán vigencia durante 3 meses. El ESMA puede, por supuesto, decidir extender las nuevas reglas más allá de los 3 meses, pero aún se desconoce si lo hará o no.

Las nuevas reglas, formalizadas después de un largo (y en cierto modo polémico) período de consulta por la ESMA a finales de marzo, entrarán en vigor de la siguiente manera:

Opciones binarias: a partir del 2 de julio de 2018, se aplicará la prohibición de comercialización, distribución o venta de opciones binarias a inversores minoristas.

Contratos por diferencias - desde el 1 de agosto de 2018 entrará en vigor la restricción a la comercialización, distribución o venta de CFDs a inversores minoristas. Esta restricción consiste en: límites de apalancamiento en las posiciones de apertura; una regla de cierre de margen por cuenta; una protección de saldo negativo por cada cuenta; prevenir el uso de incentivos por un proveedor de CFD; y una advertencia de riesgo específica y firme entregada de manera estandarizada.

La ESMA ha adoptado estas medidas en las lenguas oficiales de la UE y seguirán en vigor durante un período de tres meses a partir de la fecha de solicitud.

Steven Maijoor, presidente de la ESMA, declaró:

“Las medidas que la ESMA ha tomado hoy son un paso significativo hacia una mayor protección de los inversores en la UE. Las nuevas medidas sobre los CFDs garantizarán, por primera vez, que los inversores no puedan perder más dinero de lo que invierten, restrinjan el uso de apalancamiento e incentivos y proporcionen advertencias de riesgo comprensibles para los inversores.”

“La prohibición de la ESMA de comercializar, distribuir o vender opciones binarias a los inversores minoristas aborda las importantes preocupaciones de protección de los inversores causadas por las características de este producto.”

Qué medidas se aplicarán a los CFDs a partir del 1 de agosto de 2018

Las medidas de intervención del producto que la ESMA ha adoptado en virtud del artículo 40 del Reglamento sobre Mercados de Instrumentos Financieros incluyen:

1. Límites de apalancamiento en la apertura de una posición por un cliente minorista de 30: 1 a 2: 1, que varían de acuerdo con la volatilidad del subyacente:

  • 30: 1 para los principales pares de divisas, o “majors”;
  • 20: 1 para pares de divisas no principales, oro e índices principales;
  • 10: 1 para productos distintos del oro y de los índices de capital no principales;
  • 5: 1 para acciones individuales y otros valores de referencia;
  • 2: 1 para las criptomonedas.

2. Una regla de cierre de margen por cuenta. Esto estandarizará el porcentaje de margen (al 50% del margen mínimo requerido) en el que los proveedores deben cerrar uno o más CFD abiertos del cliente minorista.

3. Protección de balance negativo por cuenta. Esto proporcionará un límite global garantizado para las pérdidas de clientes minoristas.

4. Una restricción a los incentivos ofrecidos para operar con CFDs (tales como bonos de depósito, promociones, etc).

5. Una advertencia de riesgo estandarizada, que incluye el porcentaje de pérdidas en las cuentas de inversionistas minoristas de un proveedor de CFD.

En cuanto a los próximos pasos, MiFIR le otorga a la ESMA la capacidad de introducir medidas de intervención temporal cada tres meses. Así que, antes de que finalice el trimestre, la ESMA revisará las medidas de intervención del producto y considerará la necesidad de extenderlas por otros tres meses.