Loading...
Categoría: EUR

¿Corrección o inicio de un ciclo bajista?. Un dilema para el inversor

  • Alt

Queda la duda, ¿Es una señal de alarma o es el comienzo de un mercado bajista que pone fin al ciclo alcista más largo de la bosa neoyoquina?.   Hecho éste que marcará los retornos en los próximos años.  Analizar de forma correcta si la corrección que está viviendo la renta variable de Estados Unidos pueda quedarse en un simple susto o el inicio de una etapa de descenso será un tema de controversia y profundo analísis.

El pasado año se presentó dentro de un clima de calma total en la mayoría de las bolsas mundiales, pero en cambio, este 2018 se está descubriendo como un ejercicio especialmente complejo para el inversor.  Los analistas tienden a discernir si el mercado afrontará una situación de sobresalto o será un simple espejismo. 

Si miramos los últimos retrocesos podríamos ver un paréntesis en la tendencia alcista de las bolsas por lo que al inversor le esperarían aún rentablidades óptimas.  Agencias de análisis de prestigio con datos contrastados indican que cuando se produce una corrección en un mercado al alza, el S&P termina en un promedio de 12 meses después de su pico un 9% por encima del mismo y Europa un 6%.  Esto supondría, desde los niveles actuales, retornos del 20 y del 16%, en cada caso. Por el contrario, en un mercado bajista, Europa corrige de media un 19% y Estados Unidos lo hace en un 22%.

Asimismo se puede afirmar que la dureza con la que se han mostrado las últimas caídas parecen más consistentes con los retrocesos más cortos y bruscos que se ven en las correcciones que en los mercados bajistas, en los que con normalidad se aprecia un proceso prolongado de caídas.

Por todo ello los inversores podrían encontrarse ante una oportunidad con el atractivo de engordar sus beneficios.  Los desplomes en la bolsa durante el último mes se muestran excesivios en relación a los riesgos que acechan en el mercado. Las valoraciones del mercado américano y la bolsa global han sufrido niveles no vistos desde febrero de 2016 y la ecuación rentabilidad riesgo para la renta variable se ha vuelto más atractiva.

¿Para cuando la recesión?

Los analistas están de acuerdo en que nos encontramos ante uno de los últimos movimientos del ciclo alcista que se vislumbran desde los Estados Unidos y, aunque fijar una fecha a la recesión es prácticamente una temeridad, los indicadores comienzan a registrar repuntes en las probabilidades de una contracción de la economía. La Fed, en su modelo adoptado, (basado en la curva de tipos) muestra una probabilidad del 13% a una recesión a 12 meses.  El porcentaje anunciado está por debajo del clave del 30%, el que ha alertado en las últimas 7 recesiones, pero es el más elevado desde 2008.  Además el modelo de defendido por algunos analistas, basado en los tipos, la curva de los bonos y en el índice de actividad nacional de la Fed de Chicago, ofrece una posibilidad del 24% a una recesión en el próximo semestre,  si bien en las últimas 7 recesiones la cota de referencia ha sido el 50%.

Se augura que la próxima contracción de la economía de EEUU se producirá entre 2020 y 2021. Según la última encuesta de la Asociación Nacional de Economía Empresarial (NABE), el 10% de los analistas espera que la temida recesión inicie su aparición en 2019, el 56% la prevé en 2020 y el 34% restante mira a 2021.  De media las caídas en EEUU ante un escenario bajista han sido del 22%, pero algunas han sido mucho más profundas: desde máximos del 73 corrigió un 48%, entre 2000 y 2002 lo hizo un 49% y entre 2007 y 2009 un 57%.

Es evidente que existen indicios de que a los periodos de expansión más largos les siguen recesiones más profundas. Esto se apoya con la visión de que los riesgos pueden tomarse un largo tiempo acumulándose antes de aparecer de golpe, a veces de la forma mas inesperada. La baja volatilidad macro podría ser simplemente un prólogo de futura inestabilidad.