Loading...
Categoría: USD

Algunos expertos pronostican un retroceso en el dolar en unos pocos meses, puesto que está sobrevalorado.

  • Alt

El dólar ha vuelto a aparecer con su liderazgo como moneda destacada,  a su vez respaldada por unos más que aceptables datos macroeconómicos dentro de un escenario en los últimos meses de confusión, con Europa en tipos de cambio al 0% y con la Bolsa en  acusado descenso.

Una de las claves con las que los expertos explican la fortaleza del dólar son las subidas de tipos de interés.  Por el momento el BCE, Banco Central Europeo mantiene los tipos de intervención en el 0%, en Estados Unidos se sitúan en el 2% o 2,25% y aún cabe esperar un nuevo incremento antes de que finalize el 2018. 

La economía norteamerícana crece a un ritmo del 4,1% y el último dato de tasa de paro, del 3,7%, es el más bajo desde 1969. Su inflación tira al alza y ya está en el 2,7%, pero es de los pocos países del mundo desarrollado que ofrecen tipos de interés reales; esto quiere decir que el inversor consigue no solo que su dinero no se deprecie con la subida del coste de la vida, sino que además obtenga un cierto beneficio.  Circunstancia ésta que no sucede en Europa con nuestro euro, donde ahorrar es, al menos, perder potencial de compra.

Rentabilidad en auge

Otro elemento que habla de la fortaleza del dolar es la Bolsa. Los principales índices estadounidenses como el S&P 500, Nasdaq y Dow Jones, movilizan sus niveles máximos históricos y acumulan beneficios que oscilan del 13%, en el caso de las tecnológicas, hasta el 7% del Dow. En Europa, por contra, el EuroStoxx 50 registra pérdidas en lo que va de años en casi un 6%.

Invertir seguro en la eurozona a un plazo de un año supone un tipo del -0,158%, es decir, hay que pagar, frente al 2,6% que ofrece la economía norteamerícana en el mismo plazo.  En el  plazo largo de los 10 años, el bono alemán cotiza en el 0,56% anual, mientras que el americano se está cotizando en el 3,25%.  Respecto a  Europa, sólo Grecia e Italia últimamente ofrecen una mayor rentabilidad. 

Expertos consultados pronostican una marcha atrás en el avance del dolar USA.   Consideran que esta divisa se encuentra sobrevalorada y que en algo más de 3 meses se situará en niveles más bajos respecto al euro.   Se hace mención a un fuerte crecimiento del déficit público en Estados Unidos provocado por las medidas de estímulo anunciadas por su presdiente Trump, que le situarán en algo más del 4% del producto interior bruto (PIB) en el presente año y al 4,7% para 2019, niveles que no ayudarán a un dólar fuerte.

Incluso se pronostica que se registrará un menor crecimiento del euro el próximo año, con un rango de cotización entre los 1,20 y los 1,30 dólares por euro.  Como consecuencia Europa tendrá un mayor potencial de elevar los intereses, lo que implicará atraer capitales financieros en la zona euro.

Guerra comercial: China vs. USA

Es obvio que la guerra comercial con China va a cambiar la forma de ver las cosas. La dura estrategia de proteccionismo volcada hacia China, con la imposición de aranceles a sus productos, es fruto de la cita electoral en Estados Unidos para el próximo noviembre.  Con ello se pretende dar una imagen de favorecer el empleo interno frente a las compras exteriores, pero al gobierno de D. Trump no le interesa un dólar fuerte que reduzca en gran medida sus exportaciones. La guerra comercial con China pasará de los aranceles a un dólar más débil que, sin embargo, no tiene costes a efectos de la Organización Mundial del Comercio.

Una decada atrás, con el comienzo de la crisis, muchos analistas vaticinaban que el dólar perdería su condición de liderazgo como moneda, pero esto no ha ocurrido. En la gestión de divisas siempre hay que contar con el dólar porque ante cualquier incertidumbre u oscilación imprevista es postivivo tenerla.

En conclusión, el dolar en la actualidad se encuentra sobrevalorado, y se estima que la paridad del poder adquisitivo (PPA) debería situar el euro en los 1,23 dólares. Esos valores se presumen alcanzar a medio plazo y son el punto de equilibrio al que se debería cotizar según analísis concluyentes.